Todo lo que siento lo atrapa la imagen, la imagen termina de contar lo que siento.

Mujeres de Macondo, son mujeres, son palabras, son imágenes. La imagen está escrita y la palabra está pintada

Autor: Florencia Buenaventura (Colombia)
Fecha publicación:
Noviembre 2015
Editorial: Cangrejo Editores (México)
Presentación: Tapa dura - 21.5 cm x 28 cm
N° páginas: 72 (3 Capitulos)
Ilustraciones: © Florencia Buenaventura

Comprar Vista previa

Mujeres de Macondo, son mujeres, son palabras, son imágenes. La imagen está escrita y la palabra está pintada. Es un todo, es una creación rigurosa desde la intimidad del taller de la artista. Este libro es una serie de relatos cortos, según cierto orden y caos propio, a los cuales se integran de manera peculiar, imágenes que tienen la intención de inventar gráficamente el personaje.

“Este libro, surgido de su más íntimo y analítico sentido de mujer y una concepción particular de otras mujeres que son tantas y, a la vez, única, nos enseña la importancia de la reiteración en la búsqueda de una reinterpretación y prolongación de la obra de arte, en este caso literaria".

mujeres-macondo-florencia-buenaventura-fil-cartagena-2015 (9)
mujeres-macondo-florencia-buenaventura-fil-cartagena-2015 (9)
mujeres-macondo-florencia-buenaventura-fil-cartagena-2015 (14)
mujeres-macondo-florencia-buenaventura-fil-cartagena-2015 (14)
mujeres-macondo-florencia-buenaventura-fil-cartagena-2015 (16)
mujeres-macondo-florencia-buenaventura-fil-cartagena-2015 (16)

Florencia Buenaventura ocupa así su propio presente y funda una historia de mujeres a partir de otra ya contada. Escribe sobre las comadronas de este mundo atípico, de extrema crueldad y felicidad, de brutalidad y belleza, que algunos románticos de esta tierra atormentada y dulce llaman “Realismo Mágico” pero que ella concibe como el redescubrimiento de una fuerza atávica.

Detalla con la fuerza de su seguro dibujo y de su rápida pincelada, una mirada, un gesto, con colores que no solo hacen transparentes las hojas de los almendros sino que logran contrastar de manera original y decidida los personajes atrapados en un imaginario colectivo.

Ella (Florencia), como las mismas hormigas, decididas y disciplinadas, nos sorprende con cada página de su libro. Carga a cuestas historias insólitas y creativas que se transforman con su firme trazo en una narrativa gráfica que nos deja su encanto al voltear cada hoja”: escribe el maestro Pedro Alcántara Herrán en su Proemio, al inicio de la obra.

Mientras que el escritor Julio César Londoño anota que “Florencia extraña a los hombres de Gabo, esos sujetos que siempre están haciendo negocios, o guerras o inventos, o fornicando como Dios manda, pero extraña más a sus mujeres, esas criaturas que tejen y traman, cocinan y conspiran, aman y filosofan… son caracteres mucho más complejos que los masculinos, que están hechos de una sola pieza".

Tal vez fue por esto que Florencia se enamoró de las mujeres de Gabo, de la bondad de Úrsula, moviéndose con los ojos de la memoria para ocultarles a sus hijos que está ciega, y ahorrarles la pena; del coraje de Rebeca, capaz de sopórtalo todo, incluso la soledad; de Remedios, inocente de su peligrosa belleza; de Amaranta, una ternura infinita envuelta en mil capas de envidia; de María Fernanda, la inútil y culifruncida aristócrata que un día será capaz de remplazar a la mismísima Úrsula.

…El conjunto texto-dibujos constituye uno de los más singulares homenajes que haya recibido la obra de García Márquez, ese señor que nos conocía a todos profundamente, como Florencia a las mujeres de Macondo”.

La periodista Margarita Vidal, en la Radio Nacional de Colombia, dice: “Florencia Buenaventura, ha demostrado aquí una cosa maravillosa y es que se conoce no sólo al detalle Cien años de Soledad, sino la mente de las mujeres y retrata aquí la sensibilidad, la sagacidad, la ternura, la rebeldía, la afirmación, la fuerza de esas Mujeres de Macondo para mantener la estirpe.”

El escritor Juan Gustavo Cobo Borda, en el mismo programa reseña la obra de Florencia: “El libro es un muy bello primero por el carácter creativo y también por ser visto por otra mujer. Y luego vemos el texto de García Márquez leído, transformado, feminizado por una escritora, y así nos vamos metiendo en una nueva versión de Cien años de Soledad”.

La Ruta de las Mujeres de Macondo continúa su peregrinaje, luego de visitar España, su natal Cali, México y ahora, la heroica Cartagena de Indias, entre el 28 y 31 de enero de 2016. 

<< Regresar a Obras